domingo, 18 de diciembre de 2016

Figuras de la pintura clásica en el siglo XXI



¿Cómo se verían los dioses y los personajes de la antigüedad si se los representara en el mundo moderno? Alexey Kondakov, un artista de Kiev, Ucrania, creó una serie de imágenes en photoshop que responden este interrogante.

Su serie de "2 realidades" ubica pinturas clásicas en sitios comunes en nuestra vida cotidiana, ya sea el metro, aquella carretera descuidada o en locales de comida. Es interesante considerar como cambian nuestras impresiones de aquellos dioses cuando se les otorga un nuevo contexto. Tal vez sea vean elegantes o solemnes en una pintura en un museo, pero al ser superpuestos en partes reconocibles de la vida moderno, algunos parecen vulgares borrachos o fiesteros.


jueves, 15 de diciembre de 2016

¡Mierda!



Precio récord de la obra "Mierda de artista": 275.00 euros en una subasta de Milán. El tiempo ha dado la razón al artista Manzoni con su provocación: en la sociedad de consumo todo puede pasar por arte y ser vendido.

FUENTE: Diario ABC

En la sociedad de consumo todo puede pasar por arte incluso ser vendido a un precio excelente y a veces desorbitado hasta alcanzar récord. Incluso la caca puede ser vendida a precio de oro. Así se ha demostrado en la casa de subastas Il Ponte de Milán, de artistas modernos y contemporáneos, donde la célebre obra «Mierda de artista», del italiano Piero Manzoni (1933-1962), artista conceptual irónico, partió a un precio base de 80.000 euros y alcanzó todo un récord: 275.000 euros.
Con su provocación tuvo la visión de lo que supondría el consumismo en el mercado del arte. El artista realizó la obras más extrañas y con los materiales más disparatados: Llegó a firmar su zapato derecho y lo declaró obra de arte. Su "obra cumbre" llegó al firmar noventa latas de metal, de 5 cm de alto y un diámetro de 6,5 cm, pesando cada una 30 gramos, con la etiqueta "Mierda de artista. Conservada al natural en mayo 1961", en cuatro idiomas: Italiano, alemán, francés e inglés. Vendió cada lata al precio equivalente a la cotización que tenía el oro en el día.
No se ha sabido si las cajas contenían realmente lo declarado (verosímilmente, no), pero obviamente no es esto lo que mas cuenta. Importa las consecuencias de la provocación: Incluso la mierda puede ser vendida a peso de oro. Aunque, en verdad, la realidad ha superado incluso sus previsiones: Lo demuestra el precio adquirido por una de sus "preciosas" latas: El ejemplar número 69, de las noventa que firmó, se vendió en la subasta de Milan por 275.000 euros, un precio récord en las "cacas manzonianas".

domingo, 11 de diciembre de 2016

Las Tres Gracias, desde la antigua Grecia hasta el presente

Las Cárites, de Afrodisias, del siglo 1 A. de C. al 1 D. de C.

En la mitología griega, las Cárites o Gracias eran las diosas del encanto, la belleza, la naturaleza, la creatividad humana y la fertilidad. Habitualmente se consideran tres, de la menor a la mayor: Aglaya (‘Belleza’), Eufrósine (‘Júbilo’) y Talia (‘Floreciente’).
Las Cárites solían ser consideradas hijas de Zeus y Eurínome, aunque también se decía que eran hijas de Hera, de Dioniso, o de Helios y la náyade Egle. 
Homero escribió que formaban parte del séquito de Afrodita. Las Cárites estaban asociadas asimismo con el inframundo y los misterios eleusinos.


Relieve romano 200 a 150 A. de C.

La escultura clásica esta muy dañada y no podemos ver las caras. Son tres mujeres abrazándose serenas pero alegres, van desnudas y representan la protección entre ellas y la tranquilidad.



Es evidente que Burne Jones se inspiró en el modelo clásico para realizar este hermoso dibujo.

sábado, 3 de diciembre de 2016

Los hijos malcriados del arte



Artículo publicado hace un tiempo por el diario La Nación, de Argentina. ¿Se puede enseñar a ser artista y cuál es el rol del docente?
Enseñar o educar requiere esfuerzo. De no ser así el resultado puede ser toda una generación de "hijos malcriados".

Por Rubén Reveco, licenciado en Artes Plásticas

Vivimos una época de docentes desorientados. Las escuelas de artes y facultades están llenas de profesores que sólo tienen la certeza de cobrar un sueldo a fin de mes.
Toda esta falta de profesionalismo se escuda en el manoseado concepto de la libertad que insiste en igualar hacia abajo. Como lo dice casi con orgullo la profesora Ester Nazarian al reconocerse que es de la generación "ni": Ni aprende ni enseña, ni trabaja ni estudia... Generación de estudiantes que ha puesto en jaque la labor del docente porque este último le resulta mucho más cómodo ponerse al costado y no al frente del alumno.
Esto de "dejar expresar", "buscar el yo interior", no "condicionar la creatividad" ha llevado a una generación chapucera que nada sabe de historia, color, equilibrio, oficio, factura, composición. Nada sabe de dibujar, pintar porque les están diciendo que se deben expresar en una búsqueda del "yo interior" para ser "artistas de su tiempo".
No me imagino en una escuela de música promoviendo estos preceptos, donde no se enseñe armonía; donde no se les enseñe a los alumnos a afinar su instrumento... ¿qué podríamos llegar a escuchar?

Debo aclarar que la autora de la nota (Celina Chatruc) parece estar muy en sintonía sobre como enseñar arte y para qué. 

jueves, 1 de diciembre de 2016

Promesa incumplida



Nota de la redacción:

Para el 30 de noviembre tenía programado una nueva entrega de "Los 10 mejores pintores realistas...", en esta oportunidad le correspondía a Francia. Curiosamente no encontramos la cantidad suficiente para completar la entrega. Por lo tanto, pedimos ayuda a todos los amigos que aman el realismo... aunque tarde, se trata de cumplir con lo prometido.
 Gracias.


Ver








martes, 22 de noviembre de 2016

José Pedro Godoy expone en el Museo de Bellas Artes de Santiago de Chile


El pintor de 30 años, uno de los artistas mejor cotizados de la escena local, exhibe por primera vez en la pinacoteca nacional. Desde el 6 de diciembre mostrará cerca de 50 cuadros recientes, que revelan sus referencias al arte clásico, pero también su obsesión con la cultura pop: el animé, las teleseries, la publicidad y sobre todo, el cuerpo masculino.



José Pedro Godoy (1985) repite varias veces la palabra seducción en esta entrevista. No sólo al referirse a la atracción que quiere provocar en quienes contemplan sus cuadros, sino también en la propia fascinación que siente con el ejercicio de crear una obra. Desde los 20 años está dedicado exclusivamente a pintar, y reconoce que no sabría hacer otra cosa. “Nunca he dejado de pintar más de dos semanas. La pintura me da orden, tranquilidad. Si no vengo al taller, me aburro”, dice.